¿La Inflación afecta a las Acciones?

inflacion

Debido a la reciente crecida de la inflación, muchos inversores se sienten seguros protegiendo su capital en diversos productos financieros, entre ellos las acciones tan populares. Pero realmente hay cierto desconocimiento en el tema, pensando que de verdad una inversión sencilla protege de un fenómeno tan peligroso como lo es la inflación, en realidad no hay ninguna regla a poder aplicarse. Vamos a repasar este tema lo más sencillamente posible.

En primer lugar, cabe destacar que para que dicha "protección" nos funcione, debemos dominar el campo de las acciones. Para empezar se puede comenzar con guías iniciales, como los 10 Principios para Invertir Exitosamente.

Inflación y Acciones de largo plazo

Para cualquier inversor de acciones, estas en principio pueden actuar como cobertura para la inflación mirándolo desde el largo plazo, ya que en estos periodos, las carteras de acciones suelen apreciarse coincidiendo también con periodos inflacionarios. Dicha riqueza "real" se almacena a pesar de la subida de precios.

En caso de que la inflación se derive de un mayor coste de los insumos (lo que se conoce como inflación de costes), una vez que las empresas hayan tenido suficiente tiempo para adaptarse a las presiones inflacionarias y ajustar sus propios precios, los ingresos aumentarán y podrán reanudarse las tasas normales de beneficio.

El aumento de los costes de los insumos se traspasa a los consumidores después de un periodo de revisión de precios. La economía también implicaría que esto sea más realista para una cartera bien diversificada que para las acciones individuales.

Inflación y Acciones de corto plazo

A partir del corto plazo las cosas se complican un poco más. Es una relación menos favorable hacia los precios de las acciones, siendo así una correlación completamente inversa. Esto quiere decir que si la inflación sube, los precios de las acciones bajan, y viceversa. Esto tiene su lógica y sus motivos, a pesar de que en el punto del largo plazo se dijo lo contrario, que suele servir como protección ante la subida de las acciones.

  • La empresa tiene una caída en corto plazo de los ingresos y beneficios debido a la inflación, provocando que el precio baje
  • La desaceleración económica afectando a las empresas que cotizan y al consumo de las mismas, bajando su valor en mercado
  • La política monetaria que arrastre tipos de interés a corto plazo elevados, y así los inversores reemplacen acciones por bonos de menor valor, bajando el precio
  • Se reduzca la demanda de inversión en acciones. Los inversores necesitan obtener beneficios inmediatos en corto plazo para asegurarse un rendimiento positivo "real" (después de impuestos, aplicando el % de inflación y el costo de vida calculable con la calculadora del INE)

Por tanto no todo es blanco o negro. La ventaja al final se resume en que los inversores de acciones normalmente no toman el corto plazo a no ser que se traten de CFDs. El largo plazo y si la compañía es productiva y no son empresas de poco valor, pueden asegurar una protección inflacionaria en el medio plazo en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE), te informamos de que este sitio web DayTradingForex utiliza cookies. Saber Más

¿Necesitas ayuda?